Espantapájaros en los barcos para salvar aves en peligro de extinción

Ecología Verde | Las grandes aves marinas corren peligro cuando se acercan a los barcos pesqueros. No porque éstos les hagan daño intencionadamente, sino por el simple hecho de que durante las labores de pesca, su vida peligra de forma seria cuando buscan alimento rapiñando pescado o el cebo con el que éste se pesca.

Evitar este peligro, por suerte, es relativamente fácil, y su aplicación resulta factible, ya que es sencilla y tampoco requiere hacer un gran gasto. De forma progresiva, está extendiéndose su uso en distintas partes del mundo.

El invento que está dando tan buen resultado son las denominadas líneas espantapájaros, cuya colocación mejora la sostenibilidad de la práctica pesquera mediante la prevención.

En concreto, se reducen las muertes al ahuyentar a las aves. De otro modo, muchas de ellas acababan muriendo o heridas al lanzarse a los anzuelos para comer la carnada o a las mismas piezas capturadas.

Por otra parte, el uso de estos espantapájaros reduce los problemas para los pescadores, que ya no tiene que hacer frente a este problema. Un ingenioso remedio, por lo tanto, que ayuda a solucionar dos problemas: la conservación de esta fauna, tremendamente amenazada, y una labor pesquera con menos dificultades.

Espantapajaros-lineas-salvar-aves-2

¿Pero, qué son exactamente estos espantapájaros? Como su propio nombre indica, las líneas espantapájaros son unas extensiones de cuerda de las que cuelgan cintas de colores.

El objetivo, lógicamente, es conseguir un efecto disuasorio a través del movimiento de las cintas, de colores llamativos, que arrastra el barco cuando larga al mar la carnada. Igualmente, cuando se recoge el aparejo con el que se largó la carnada o el cebo, se pueden colocar estas líneas espantapájaros en la parte de la embarcación donde se está trabajando para ahuyentar a las aves.

La esperanza para las grandes aves marinas

Cada vez son más las flotas pesqueras que introducen estas buenas prácticas, pero todavía queda mucho por hacer para que el cambio realmente haga la diferencia. El Programa de Observadores a Bordo del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) es una iniciativa que acaba de ser noticia.

Con la intención de ayudar a salvar de la extinción a las grandes aves marinas de Argentina se ha aprobado una resolución mediante la cual el Consejo Federal Pesquero establece que los barcos congeladores merluceros deben utilizar estos espantapájaros.

Puesto que las aves son uno de los grupos más amenazados del planeta, se considera urgente evitar su muerte durante la pesca en la medida de lo posible. Así pues, su uso será voluntario hasta el primero de mayo de 2018 y, a partir de entonces, obligatorio.

Se trata de una gran victoria de la asociación Aves Argentinas, que lleva desde hace mucho tiempo luchando para lograr su efectiva implementación, habida cuenta de que se trata de un método factible, que permite salvar a numerosas aves marinas día a día.

Leer el artículo completo en: Ecología Verde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s